domingo, 26 de febrero de 2012

BLIND WILLIE JOHNSON: Complete Recordings (1927-1930)

Ya lo tengo dicho: Todos y cada uno de los álbumes que acá intento publicitar son, ni más ni menos, los que en un momento u otro han llenado mi corazón y mi cerebro de esa infantil, espiritual e inexplicable alegría que invade el espíritu humano ante lo maravilloso y sublime.

Peeero.... tambien es cierto que hay ocasiones en las que, al publicar algo demasiado ceñido a mi espíritu de "dilettante", es una emoción mucho más intensa la que me invade. Me ocurrió al publicar, por ejemplo, "La Pasion segun Mateo" de Bach, "Las Estaciones" de Haydn o "Love's Deep Ocean" de Alim Qasimov, por mencionar sólo tres ejemplos.

 Lo antedicho viene a cuento por el personaje que me toca presentar (a los que no lo conocían) y/o traer a la memoria a los que sí han tenido la dicha de conocerlo, me refiero al grande (humilde) hombre Blind Willie Johnson. Este personaje por cierto o, mejor dicho, su música, está en este momento lejos de los confines de nuestro Sistema Solar.

 En efecto, en una de las sondas espaciales Voyager lanzadas al espacio por la NASA en el año 1977 están contenidos sendos discos de oro en los que van registrados una serie de sonidos e imágenes del planeta Tierra destinados a algun hipotético habitante extra-terrestre que pudieran apoderarse de esas sondas (¡oh vanidad humana: nos preocupan los extra-terrestres, mas no nuestro vecino de al lado)

En esos discos, como representación o emblema de la música norteamericana se incluye una canción de nuestro personaje, (junto a obras, por cierto del mismísimo Johann Sebastian Bach y de otros varios compositores académicos consagrados) una enigmática y sublime canción que ni siquiera tiene letra, pero cuyo espíritu habla mejor que si tuviera palabras; me refiero a "Dark was the night"  pista que, logicamente, encontrarán ustedes, en esta recopilación de toda la obra grabada por Blind Willie Johnson, 30 pistas en total, todas ellas spirituals, porque este humilde hombre nunca grabó blues ni tuvo preocupación más grande que la de andar en los caminos del Buen Dios... y darle honra.

La suya fué una vida trágica, desde su niñez de huérfano, su temprana ceguera (a los 7 años apenas, producida al parecer por el ácido arrojado a su cara por su madrastra, en represalia por una paliza que el padre de Willie le hubiera propinado), hasta su temprana muerte al contraer una enfermedad respiratoria de gravedad por dormir a la intemperie, luego de que la humilde casa donde viviera fuera incendiada, no se sabe si por alguna mano criminal  o por algun hecho fortuito. No quiero aburrirlos con más datos de su casi desconocida y fragmentada biografía; prefiero remitirlos a la
 Wikipedia
donde encontrarán una breve reseña suya.

Si todavía quieren seguir investigando, les recomiendo otros links que me han parecido sumamente interesantes:

 UNA EXTENSA DISCOGRAFIA (¡¡¡¡de un hombre que sólo grabó 30 pistas!!!!)

 RESEÑA, EN UNA PAGINA DEDICADA A SU CIUDAD NATAL, AUSTIN,TEXAS

 OTRA NOTA BIOGRAFICA DE INTERES

 En cuanto a la Música en sí; prefiero que juzguen por ustedes mismos. Sólo señalaré 2 hechos que a mí en particular me llaman la atención:
1.- El uso que hace Willie de un registro gutural, áspero y ronco, cuando otros pasajes nos lo muestran con una voz bastante tierna y dulce.
2.- El acierto que constituye el acompañamiento armónico de una voz femenina en segundo plano (al parecer la de su mujer) que le da un encanto especial a estas 30 joyas

 Estoy convencido de que ningun ser humano con un mediano grado de sensibilidad podrá seguir siendo el mismo despues de escuchar con oído, mente y (sobre todo) corazón bien abiertos a este insigne caballero del espíritu, ante quien, con todo respeto, "me quito el sombrero"

 VOL I

VOL II

2 comentarios:

Ivan dijo...

Muchas gracias !

jose paredes dijo...

GRACIAS MAESTRO!!!!