lunes, 29 de octubre de 2012

EL MISTERIO DE LAS VOCES BULGARAS - Vol II [actualizado]



Se ha dicho que la voz humana es el instrumento más completo, más complejo y más misterioso. Personalmente estoy de acuerdo con todos esos conceptos. Y Las Voces Búlgaras constituyen la mejor demostración. He aqui algunas de las cosas más asombrosas que la voz humana puede lograr ¡Y la armonización! Todo un prodigio.

"Las Voces Búlgaras es un coro femenino que saltó a la fama gracias a un suizo: Marcel Cellier.
Marcel viajó por primera vez a Bulgaria en el año 1950, en las épocas más duras de Bulgaria comunista recién acabada a II Guerra Mundial. Encontró un país empobrecido y absolutamente destrozado por la maquinaria militar nazi.
Pero allí, en medio de la destrucción, también descubre a unas campesinas, en Sapareva Bania, que le asombraron con sus juegos vocales y su capacidad armónica cantando a capella.
En 1975 Marcel publica el primer disco de vinilo con un conjunto de canciones populares que interpreta el Coro de Canciones Populares de la Radio y TV de Bulgaria. Para que el disco tuviera mejor acogida en el extranjero, le cambio el nombre al coro y pasó a llamarlo “El Misterio de las Voces Búlgaras”, nombre con el que empezaron a ser reconocidas en algunos países europeos.
Las primeras críticas musicales confirman lo que Marcel intuía: eran las mejores voces del mundo y sus canciones populares, que interpretan vestidas con los ropajes tradicionales del país, tenían la capacidad de trasladar al oyente a un espacio sonoro nuevo, distinto, sumamente atrayente, con reminiscencias lejanas pero próximas para casi todos nosotros. A mi como español, me recuerdan a los sonidos gitanos, zíngaros.
En el año 1987 el grupo sale por primera vez a cantar al extranjero, a Alemania. Dan 14 conciertos y su nombre empieza a sonar entre los más influyentes musicólogos. La Televisión Nacional de Bulgaria aprovecha la gira para rodar un documental titulado “El enigma de las voces búlgaras”.
Hasta el año 1990 no vuelven a salir de gira, en este caso a EE.UU. A raíz de este viaje de promoción, la fama se fue extendiendo por todo el mundo y también el número de sus actuaciones: sólo les falta por visitar Nueva Zelanda y Australia.
"En un comienzo, el coro se formó para preservar las tradiciones y dar conciertos por la televisión y la radio. No sé por qué las mujeres de Bulgaria cantan de este modo tan prodigioso, pero cuando queda un lugar vacante en el coro siempre surge una nueva maravillosa voz para reemplazarla", dice el manager del grupo, Vladimir Barov.
¿Qué tiene El Misterio de las Voces Búlgaras para que sean admiradas, casi fanáticamente, por gentes de la música tan significativos como Peter Gabriel, George Harrison, Mercedes Sosa, Linda Ronstadt, Paul Simon, Charly García, Lito Vitale, Enrique Morente o Boby McFerrin?
Quizá lo que sucede es que cantan como viven; cantan canciones que hablan de los trabajos cotidianos y la vida de mujeres jóvenes y maduras, de madres y novias, de campesinas y montañesas. Las letras de sus canciones populares son la excusa para hablar de sus aventuras y desventuras, de recrear sus vivencias: "Puede ser que nuestras canciones sean extrañas para occidente, pero sucede que en Bulgaria hay voces que no son humanas y hablan sobre nuestra tradición. Como el viento", dice Vladimir Barov. "Hay cantantes que tienen sesenta años y que entraron al coro a través de competencias que se hacían en el interior de Bulgaria. Llegaban sin otra formación musical que los cantos que interpretaban habitualmente en sus pueblos. Hoy, en cambio, las chicas más jóvenes, que tienen diecinueve años, fueron postuladas por sus escuelas de canto. Llegan con otra preparación, pero el sentimiento es excluyente. Debe seguir siendo el mismo. Si bien el coro funciona en la capital de Bulgaria, en Sofía, la competencia para ocupar una vacante es un evento nacional", añade Barov.
Quizá ahí radica el éxito prodigioso de sus voces: son la memoria visible de un país que canta.
Hoy en día, y más en esta sociedad globalizada que tiende a la asimilación de culturas, será muy difícil encontrar ejemplos de autenticidad como el que representa El Misterio de las Voces Búlgaras" (Tomado de "Música y Vino")
PARA USTEDES

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Interesante, pero la información más detallada se encuentra en www.musicayvino.com

afterbach dijo...

Claro, la información más interesante está en musicayvino y así lo hice constar; tambien informé debidamente al dueño de ese excelente blog al respecto. Esa es la idea... No soy un letrado ni un experto, por eso, me gusta citar y aprender de los que saben.
Por otra parte, quiero que sepas que la realización de este blog la hago a costa de muchos sacrificios: mis conocimientos son limitados, pero tengo gran placer en compartir.
Ha sido un honor tenerte por acá, gracias, apreciado "Anónimo" por tu comentario.
Buena salud y larga vida para tí y los tuyos!

dns dijo...

gracias por esta maravillosa musica

quinoff dijo...

Muchas gracias, afterbach, una entrada excelente que, de no mediar tus desvelos, nos dejaría privados de tan excelente música. La voz humana en general, y las voces eslavas en particular, me producen no sé qué escalofrío de afinidad y gozo. Te agradezco doblemente este disco. Un gran abrazo y felicitaciones por los nuevos detalles que siempre tienes en tu blog para alegrar a las visitas!

afterbach dijo...

Gracias a tí, mi querido Quinoff por tu visita y tu ánimo. Este blog se siente honrado con tu visita.
Sí, definitivamente, la voz humana.... (¡¡!!)
tú lo has expresado muy bien: ese escalofrío tan deleitable... no hay palabras...
Lo he sentido yo tambien escuchando a Hildegard von Bingen que has publicado con tanto acierto en días recientes.

(Reciba un fuerte abrazo, querido amigo)